El término comunidades energéticas industriales deriva del concepto genérico de comunidades energéticas, que son colectivos que participan en proyectos de energías renovables. En concreto,  de instalaciones autosuficientes y autónomas respecto a la red eléctrica. Hablamos de una manera innovadora de generar, emplear y gestionar la energía a partir del autoconsumo compartido a nivel comunitario y local. Estas asociaciones entre vecinos, empresarios o entes públicos están impulsando la aceptación de las iniciativas para expandir el uso de energías de origen renovable. Asimismo allanan el camino a la atracción de inversión y financiación privadas.

Al respecto, la Unión Europea introdujo el referido concepto en su legislación, mediante un paquete de medidas. El mismo que se conoce con el nombre de «Energía limpia para todos los europeos«. En éste, reconoce tanto las comunidades energéticas ciudadanas como las comunidades de energías renovables. Igualmente, las considera en su Directiva sobre normas comunes para el mercado interior de la electricidad UE 2019/944. Pues en la misma incluyó disposiciones que fomentan la participación activa de los consumidores de manera individual o mediante dichas comunidades. Ya sea generando, consumiendo, compartiendo o vendiendo electricidad.

Como estado miembro de la UE, España también menciona las comunidades energéticas en su Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030. Reconociendo las mismas como opciones fundamentales para el logro de los objetivos de descarbonización planteados para ese período.

En este sentido, es posible formalizar una comunidad energética en cualquier forma jurídica. Es decir una cooperativa, una sociedad, una asociación u organización sin ánimo de lucro. Hasta una pequeña o mediana empresa o un grupo de compañías. Gracias a esto último podemos hablar de comunidades energéticas industriales.

¿Qué son las comunidades energéticas industriales y cómo se conforman?

Podemos definir una comunidad energética o smart grid como el acuerdo entre un grupo de personas, empresas o asociaciones para generar, consumir y gestionar un proyecto de autoconsumo colectivo independiente de la red eléctrica. De allí es viable deducir que las comunidades energéticas industriales serían entes conformados por grupos de industrias asociados a sistemas de autoconsumo compartido para empresas totalmente autónomas.

Sin embargo, para establecer tales comunidades, es indispensable formalizarlas como alguna de las entidades jurídicas ya mencionadas. La finalidad de dichas asociaciones, empresas, cooperativas o sociedades limitadas debe ser ayudar a establecer sistemas de energía renovable descentralizados, eficientes, colaborativos y justos.

En Europa y particularmente en España, las smart grids varían de acuerdo con su envergadura. De este modo, en función del proyecto y de sus alcances es posible perfilar desde pequeñas comunidades energéticas a nivel local. Llegando hasta aquellas smart grids de perspectivas más ambiciosas, materializadas en parques industriales o grandes clústeres.

Características de las comunidades energéticas industriales

Las comunidades energéticas, con independencia de su tipo y alcances, tienen una serie de características básicas:

Participación abierta y voluntaria

Como hemos dicho, la conformación de estos colectivos energéticos parte de las necesidades comunes de energía. En este caso, de un grupo de empresas cercanas unas de otras. De la misma forma en que se acuerda el autoconsumo compartido, los integrantes de este conglomerado de empresarios pueden convenir en registrar una smart grid. En ésta participarán de manera voluntaria todos los empresarios que requieran ser usuarios finales de los servicios generados por la comunidad energética. Por tanto, serán responsables en todas las etapas del proceso, desde la generación hasta el consumo de la energía.

Autonomía y control cooperativo

Tanto la dinámica de procedimientos internos, como la administración y toma de decisiones relacionada con la comunidad energética son procesos totalmente autónomos. Las formas de gestión, las inversiones, los relevos de directivas y otros asuntos internos serán convalidados de forma democrática por todos los miembros del colectivo. Son ellos los que mantienen el control de la asociación. Sin intervención de ningún organismo o ente externo.

Destinar los beneficios económicos al desarrollo social de su entorno

En efecto, una condición de las comunidades energéticas es generar beneficios energéticos, sociales y medioambientales para su entorno. Por su carácter no lucrativo, no se pueden obtener ganancias por los servicios de los que se benefician todos los participantes. Y lo percibido por la prestación de servicios energéticos a terceros (como la recarga de coches eléctricos) se destinará al mantenimiento de la infraestructura energética así como a inversiones que mejoren el funcionamiento de la misma.

Tipos de comunidades energéticas industriales

En general, los tipos de comunidades energéticas industriales están definidos por sus propósitos. Los más básicos pueden presentarse en el sector primario, con las comunidades de regantes y las cooperativas agrícolas, que ya se reúnen en torno a proyectos de autoconsumo compartido.

Por otro lado, están los parques industriales en los que grupos de empresas pueden asociarse para implementar de manera conjunta un modelo energético compartido y sostenible. Con esto, se facilita el acceso de todos los participantes a la energía fotovoltaica u otras opciones de renovables. Es relevante recordar que en el caso del autoconsumo compartido para empresas, las compañías participantes en la instalación del sistema comparten la inversión inicial. Esto cuando el contrato con la empresa de ingeniería es EPC. Aunque también pueden aprovechar los beneficios de un contrato PPA en el que no es necesaria esta inversión.

Aparte de las anteriores, pueden formarse comunidades energéticas industriales con visión, propósitos y recursos más amplios. Como en el caso de los clústeres. En otras palabras, grupos de empresas e instituciones geográficamente próximas e interconectadas que comparten un mismo sector productivo o interés particular. Por esta razón, pueden crearse  vínculos entre empresas manufactureras o de servicios, proveedores de materias primas, instituciones financieras e industrias conexas. En nuestro caso, un clúster energético sería una asociación civil sin fines de lucro que agrupa a empresas, instituciones, centros de investigación, organizaciones civiles y entes de la administración pública, en un esfuerzo común para impulsar mejoras en la generación y consumo de energía en la región que comparten. Mientras fomentan la innovación y el desarrollo a nivel local.

Actividades que pueden desarrollar las comunidades energéticas industriales

Con la finalidad de cumplir sus objetivos, las comunidades energéticas industriales pueden llevar a cabo lo siguiente:

  • Establecer un sistema de autoconsumo compartido o alimentar plantas colectivas de generación a partir de un sistema fotovoltaico o cualquier otra alternativa de energía renovable.
  • Gestionar y mantener las instalaciones de autoconsumo. Así como de la distribución y almacenamiento de la energía generada. Lo que les llevaría a responsabilizarse por el cableado y el mantenimiento de inversores, baterías y otros componentes.
  • Inyectar energía sobrante a la red eléctrica convencional de acuerdo a las modalidades de autoconsumo compartido con excedentes, acogido o no a compensación, si es el caso.
  • Adquirir de forma consensuada –si es necesario- energía renovable en el mercado eléctrico para proveer y/o complementar electricidad a todos los participantes.
  • Ofrecer el servicio de recarga para coches y otros vehículos eléctricos.

E4e Soluciones te ofrece asesoramiento y apoyo para crear tu comunidad energética industrial

Ciertamente, E4e Soluciones es la empresa de ingeniería líder en la implementación de comunidades energéticas industriales. Tenemos más de una década de experiencia en el diseño y desarrollo de proyectos de autoconsumo para empresas de diversos sectores y tamaños. A lo largo de nuestra trayectoria hemos logrado adaptarnos a las particularidades de cada caso para obtener la participación activa de los usuarios y el correcto funcionamiento de sus comunidades.

Nuestro servicio es integral, “llave en mano”, abarcando desde el estudio inicial y el proyecto, hasta la instalación y legalización del mismo. En este sentido, E4e Soluciones facilita soluciones de generación y autoconsumo con energía renovable que compartirán los asociados a la comunidad industrial. De esta manera podrán obtener la electricidad necesaria para el funcionamiento de sus maquinarias. Por otra parte, esta smart grid puede integrarse con los puntos de recarga eléctricos para coches eléctricos. Por igual pueden conectarse a sistemas de aerotermia para climatización y agua caliente sanitaria. Incluso a aplicaciones de domótica y otros elementos de uso diario.

¿Tu empresa está situada en un pequeño polígono industrial y necesitas más información sobre comunidades energéticas industriales?

Contáctanos

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Average: 0]

SECTORES

  • Residencial
  • Industria
  • Sanidad
  • Educación
  • Deporte y ocio
  • Logistica y transporte
  • Agrario
  • Organismos públicos

CONTACTO

Calle Joaquín María López 23, sótano 228015 , Madrid, España

Lunes a Jueves de 9:00 a 18:00

Viernes de 9:00 a 14:30

info@e4e-soluciones.com

91 811 92 24

Centro de preferencias de privacidad

Necesarias

Las necesarias para que el sitio funcione correctamente

gdpr, PHPSESSID

Advertising

Análisis

Wordpress y Google analytics almacenan datos de navegación con el fin de hacer mejoras en el sitio web

_ga, _gat, _gid, SL_C_

Other