Incrementar la eficiencia energética en las empresas impulsará el cumplimiento de las metas de neutralidad climática de la Unión Europea para 2030 y 2050 previsto en el el Pacto verde de la Unión Europea. En este sentido, la Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la eficiencia energética ha ido evolucionando para responder a las necesidades actuales. Pero si en algo insiste la Directiva es en la decisiva contribución de los sectores productivos en el alcance de los ambiciosos objetivos de descarbonización.

En particular, según la reciente propuesta para refundir la Directiva ad hoc de 2018, la industria representa el 25% del consumo energético de la UE. El abastecimiento de energía para sus requerimientos de calefacción y refrigeración depende en un 91% de combustibles fósiles. Pero la mitad de dicha demanda es de baja temperatura (<200 °C), que puede suplirse con energías renovables.

Lo anterior es sólo un ejemplo de cómo influiría el uso eficiente de la energía en las actividades económicas en el nivel de neutralidad climática proyectado por la Unión Europea. En las próximas líneas, ampliaremos un poco más sobre la importancia de esta contribución. Por igual, hablaremos de las disposiciones más relevantes de la referida Directiva europea y del Real Decreto 56/2016.

Eficiencia energética en las empresas en el marco de la Directiva europea 

Como dijimos, la Directiva europea sobre la eficiencia energética ha evolucionado y ello se manifiesta en sus objetivos. Por ejemplo, las metas planteadas para 2020 en la Directiva 2012/27/UE eran reducir el consumo energético en un 20%. Al igual que disminuir -también en 20%- las emisiones de CO2 y producir como mínimo un 20% de la energía mediante fuentes renovables. Por esa razón, dicho instrumento legal se conoció en su momento como la Directiva 20/20/20.

No obstante, la urgencia de actuar con mayor contundencia ante el cambio climático llevó a la Comisión y Parlamento europeos a replantear sus objetivos. De manera que la reducción de emisiones, esta vez a 2030, debería llegar al 40%. Adicionalmente, las cuotas para la reducción del consumo mediante la eficiencia energética y el aprovechamiento de las energías se establecieron en 27% para cada una. Debido a este objetivo, se aprobó la Directiva UE 2018/844 que modificaba la anterior.

Sin embargo, la CE presentó en 2021 una nueva propuesta para refundir la Directiva de la UE sobre Eficiencia Energética. Esta vez, las metas son más ambiciosas en cuanto a consumo de energía primaria y final: 39% y 36% para 2030, respectivamente.

Medidas específicas para la eficiencia energética en las empresas 

La nueva propuesta ya referida se enfoca en las empresas con mayor consumo energético. En concreto, las compañías que consumen más de 100 Tera julios (TJ) anuales y que no estén provistas con sistemas de gestión de energía deberán adquirirlo en el futuro.

Respecto a las industrias que consuman más de 10 TJ de energía por año, éstas serán objeto de una auditoría cada cuatro años. Esta disposición ayudará a disminuir la carga sobre las empresas más pequeñas y con menor consumo energético. En el mismo momento, las directivas de estas grandes organizaciones están obligadas a revisar las recomendaciones de la auditoría. De tal manera que puedan conocer el potencial de ahorro de costes disponible mediante la eficiencia energética.

El Real Decreto 56/2016 como antecedente nacional

En concordancia con las Directivas europeas, España puso en vigor una legislación propia en la materia. Hablamos del Real Decreto 56/2016, de 12 de febrero, por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo.

En su artículo 2 este instrumento establece que se aplicarán auditorías energéticas a las compañías consideradas “grandes empresas”. Por éstas se entenderán aquellas con 250 empleados o más. Asimismo, se incluye a las organizaciones que aun sin tener esta cantidad de trabajadores, obtengan un volumen de negocio superior a los 50 millones de euros y, en el mismo momento, un balance general por encima de 43 millones de euros. La disposición también aplica a los grupos de sociedades que alcancen esta cifra con la suma de los empleados de cada empresa. Esto según lo establecido en el artículo 42 del Código de Comercio. Por el contrario, las microempresas y Pymes estarán exentas de esta obligación.

Las grandes empresas o corporaciones deben someterse a una auditoría energética cada cuatro años, contados a partir de la fecha de la auditoría anterior. Dicho proceso debe cubrir como mínimo el 85% de todo el consumo de energía final de las instalaciones ubicadas en territorio español que formen parte de las actividades industriales, comerciales y de servicios que las mencionadas organizaciones gestionan en el desempeño de sus actividades.

Directrices de las auditorías 

Por otra parte, el RD 56/2016 exige que las auditorías para evaluar la eficiencia energética en las empresas cumplan con las directrices detalladas a continuación:

  • Estar apoyadas en datos operativos actualizados, medibles y verificables, de consumo de energía y de perfiles de carga -en el caso de la electricidad- si se dispone de los mismos.
  • Debe sumarse a la auditoría un examen detallado del perfil de consumo de energía del o los edificios, de una instalación u operación industrial o comercial. Por igual debe incorporar un servicio privado o público, incluyendo el transporte dentro de las instalaciones o flotas de vehículos.
  • Preferiblemente, estas verificaciones deben soportarse en criterios de rentabilidad, en el análisis del coste del ciclo de vida y no en simples periodos de amortización. Esto en función de considerar el ahorro y los valores residuales de las inversiones a largo plazo, así como las tasas de descuento.
  • Tales verificaciones tendrán la proporción y la representatividad suficiente para poder lograr una imagen fiable del rendimiento energético total. De esta forma podrán identificarse las oportunidades de mejora más relevantes de manera fiable.

En la misma línea, los datos utilizados en las auditorías energéticas deben almacenarse con la finalidad de realizar análisis históricos y trazar el comportamiento energético.

Otra condición relevante incluida en el decreto tiene que ver con el nivel de los auditores energéticos. Estos últimos deben estar debidamente cualificados de conformidad con el capítulo III del RD. Cabe destacar que los técnicos cualificados pertenecientes a la empresa podrán llevar a cabo las auditorías energéticas. El único requisito es que no tengan relación directa con las actividades auditadas y formen parte de un departamento de control interno de la organización.

¿Por qué es importante la eficiencia energética en las empresas? 

Sin duda alguna, la eficiencia energética en las empresas contribuye de manera decisiva con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. De esta manera, su incidencia ayuda a contener y retardar los efectos del cambio climático. La Agencia Internacional de Energía (IAE) pronostica que la eficiencia energética representará un 40% de la reducción de emisiones de GIS en 2040.

Por otro lado, esta condición disminuye la demanda de importaciones de energía de origen no renovable, al igual que la dependencia de los combustibles fósiles. Con ello, es viable aminorar los costes que implica la adquisición y traslado de dichos elementos.

Entonces, podríamos afirmar que la mayor eficiencia energética de una organización es directamente proporcional a su eficiencia operativa. Obviamente, esto se reflejará en un incremento de la productividad y de la rentabilidad. Mejor aún si las compañías incorporan el autoconsumo fotovoltaico, lo que significará un ahorro sustancial en la factura eléctrica.

Más allá de estas consideraciones, es evidente que la situación del medioambiente a nivel mundial es un tema cada vez más sensible para los ciudadanos. Los consumidores están adquiriendo conciencia y exigen de las marcas acciones contundentes y consecuentes en esta materia. Las organizaciones que logran responder a estas expectativas haciendo más sostenibles sus productos, servicios y procesos fortalecen sus políticas de Responsabilidad Social Empresarial. En paralelo, estos esfuerzos impulsan su imagen de marca, asociándola a un compromiso sincero con la conservación del planeta.

E4e Soluciones evalúa la eficiencia energética de tu empresa

E4e Soluciones es líder en el desarrollo de instalaciones de autoconsumo fotovoltaico para empresas de diversos sectores y tamaños. Pero nuestros más de diez años de experiencia no se limitan a ello. Por esta razón, podemos identificar y analizar todos aquellos factores que elevan la cantidad de tu factura de luz. De igual forma, te proponemos un proyecto de gestión integral de la energía para que tu compañía o industria optimice al máximo su consumo energético.

Por si fuera poco, también llevamos a cabo servicios de consultoría energética en el ámbito normativo y de gestión de subvenciones. A ello añadimos la consultoría para certificaciones energéticas bajo los estándares: LEED, PASSIVE HOUSE, WELL, BREEAM, VERDE y Certificación Energética europea.

¿Quieres que tu empresa sea más eficiente técnica y económicamente?

Contáctanos

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Average: 0]

SECTORES

  • Residencial
  • Industria
  • Sanidad
  • Educación
  • Deporte y ocio
  • Logistica y transporte
  • Agrario
  • Organismos públicos

CONTACTO

Calle Joaquín María López 23, sótano 228015 , Madrid, España

Lunes a Jueves de 9:00 a 18:00

Viernes de 9:00 a 14:30

info@e4e-soluciones.com

91 811 92 24

Centro de preferencias de privacidad

Necesarias

Las necesarias para que el sitio funcione correctamente

gdpr, PHPSESSID

Advertising

Análisis

Wordpress y Google analytics almacenan datos de navegación con el fin de hacer mejoras en el sitio web

_ga, _gat, _gid, SL_C_

Other