¿En qué consiste la Ley climática europea y cuáles han sido sus resultados?

Llega la hora de una Ley climática europea.
16 May, 2018
La urgencia de abordar la crisis climática ha llevado a la Unión Europea a establecer medidas ambiciosas y vinculantes para mitigar el cambio climático. En julio de 2021, un mes después de su adopción por el Consejo Europeo, entró en vigor el Reglamento Europeo sobre el Clima, comúnmente conocido como la Ley Climática Europea. Este reglamento, un pilar fundamental del Pacto Verde Europeo, establece directrices claras y obligatorias para los países miembros de la Unión Europea, con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática para el año 2050.

¿En qué consiste la Ley Climática Europea y cuáles son sus objetivos?

La Ley Climática Europea convierte en ley los ambiciosos objetivos delineados en el Pacto Verde Europeo, cuyo propósito es que la economía y la sociedad europeas logren la neutralidad climática para el año 2050. Este compromiso implica reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) en al menos un 55% para el año 2030, en comparación con los niveles de 1990.  En 2050, los países miembros de la UE deben alcanzar la neutralidad climática, un concepto central en esta ley. Esto implica llevar a 0 la cantidad de emisiones de GEI mediante la reducción progresiva de emisiones y la inversión en tecnologías sostenibles. En síntesis, el Reglamento Europeo sobre el Clima tiene como propósito principal asegurar que todas las políticas de la Unión Europea estén alineadas con estos objetivos climáticos. Para ello, pretende involucrar a todos los sectores de la economía y la sociedad en la transición hacia un futuro más sostenible y resiliente. Específicamente, la ley se centra en:
  • Establecer una dirección a largo plazo para alcanzar la neutralidad climática para 2050 de manera socialmente justa y económicamente viable.
  • Fijar un objetivo más ambicioso de la UE para 2030, marcando un parámetro responsable hacia la neutralidad climática para 2050.
  • Implementar un sistema de monitorización del progreso y la toma de medidas adicionales de ser necesario.
  • Brindar previsibilidad a los inversores y otros actores económicos para facilitar la transición hacia la neutralidad climática.
  • Garantizar que la transición sea irreversible, sentando las bases para un futuro más sostenible y resiliente.

Elementos clave de la Ley Climática Europea

Como dijimos, la Ley Climática Europea establece un objetivo legalmente vinculante de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050. Esto implica que las instituciones de la UE y los Estados miembros tienen la obligación de tomar medidas necesarias, tanto a nivel nacional como de la UE, para alcanzar dicho objetivo, priorizando la equidad y la solidaridad entre sus integrantes. Para garantizar el seguimiento y la adaptación continua de las acciones, la ley incorpora mecanismos de evaluación y revisión cada cinco años. Ciertamente, tal medida está en línea con los compromisos globales establecidos en el Acuerdo de París. Además, se prevé la fijación de objetivos intermedios, como la reducción de al menos un 55% de las emisiones netas para 2030, que se han incluido en la propia ley. La Ley Climática Europea también aborda la importancia de fortalecer los sumideros de carbono de la UE, reconociendo la necesidad de aumentar la capacidad de absorción de carbono. En función de esto, son indispensables acciones como la gestión forestal sostenible y la restauración de ecosistemas degradados.

¿Qué incluye la Ley Climática Europea?

En concreto, los componentes principales de la Ley Climática Europea son:
  • Un objetivo legal obligatorio: alcanzar la neutralidad climática para la Unión Europea en 2050.
  • Aparte del anterior, plantea un objetivo climático ambicioso para 2030, con una reducción mínima del 55% de las emisiones netas de gases de efecto invernadero en comparación con 1990.
  • Reconocimiento de la necesidad de fortalecer los sumideros de carbono de la UE. Para ello, implementa el reglamento UTCUTS, en vigor desde mayo de 2023.
  • Un proceso para fijar un objetivo climático para 2040, con base en un presupuesto indicativo de GEI para el período 2030-2050.
  • El compromiso formal con las emisiones negativas después de 2050.
  • Creación de un Consejo Asesor Científico Europeo sobre el Cambio Climático para proporcionar asesoramiento independiente.
  • Disposiciones más estrictas relacionadas con la adaptación al cambio climático.
  • Coherencia entre las políticas de la Unión Europea para garantizar la neutralidad climática.
Por si fuera poco, la Ley Climática Europea establece un compromiso de colaboración con diversos sectores para desarrollar hojas de ruta específicas. Estas guías allanarán el camino hacia la neutralidad climática en áreas clave de la economía, promoviendo así una transición justa y equitativa hacia un futuro más sostenible.

Entrada en vigor y participación pública

El Reglamento Europeo sobre el Clima marcó un hito significativo en la lucha contra el cambio climático cuando se publicó en el Diario Oficial el 9 de julio de 2021. Unas semanas después, el 29 de julio, entró en vigor. Este paso crítico señaló el comienzo de un período de acción coordinada a nivel europeo para abordar la crisis climática. Desde el inicio, la Comisión Europea (CE) se comprometió a involucrar a las partes interesadas en el proceso de elaboración de políticas climáticas. Se llevaron a cabo consultas exhaustivas y se fomentaron debates públicos para garantizar que la Ley Climática Europea fuera muy amplia. Es decir, que no solo reflejara los objetivos de la UE, sino también las preocupaciones y perspectivas de una amplia gama de actores, incluidos ciudadanos, empresas, organizaciones no gubernamentales y gobiernos locales.

Primera evaluación de la Ley de Clima Europea

En 2023, la CE realizó la primera evaluación exhaustiva del avance hacia los objetivos planteados en la Ley de Clima Europea. Esta valoración, presentada como parte del Informe de Progreso de la Acción Climática de 2023, proporcionó una visión crítica pero necesaria del estado actual de los esfuerzos climáticos en la UE. En principio, la Comisión reconoce algunas mejoras y avances alentadores. Sin embargo, la evaluación indicó que el progreso hacia el objetivo de neutralidad climática de la UE puede resultar insuficiente en su ritmo y alcance. En este sentido, destacó áreas críticas que necesitan una atención renovada y acciones más decididas, como la reducción de emisiones en sectores como edificios y transporte, donde el progreso ha sido demasiado lento. Más aún, señaló la importancia de abordar la gestión del sumidero de carbono de la UE, especialmente en relación con el uso de la tierra y la silvicultura. El informe también destaca  avances significativos en términos de adaptación al cambio climático. No obstante, subrayó la necesidad de una acción más firme y coordinada por parte de los Estados miembros. Asimismo, hizo énfasis en la importancia de fortalecer la gobernanza, mejorar la financiación y llevar a cabo evaluaciones de riesgos más exhaustivas. Estas últimas tendrían por objeto reducir las vulnerabilidades sociales y económicas ante los impactos climáticos en aumento.

Recomendaciones de la Comisión Europea

Basándose en los hallazgos de la evaluación, la Comisión Europea emitió una serie de recomendaciones a los Estados miembros en diciembre de 2023.  Los Estados miembros que presentaron sus PNEC (planes nacionales de energía y clima) actualizados a tiempo recibieron recomendaciones detalladas sobre la coherencia de sus medidas con los objetivos climáticos de la UE. Igualmente, obtuvieron orientación específica sobre cómo avanzar en materia de adaptación. Cabe destacar que España aprobó su Plan Integrado de Energía y Clima (PNIEC) en 2021, previamente valorado por la CE. Por su parte, aquellos Estados miembros que no cumplieron con la presentación del PNEC en los plazos establecidos solo recibieron recomendaciones generales. Esto subraya la importancia del cumplimiento oportuno de los requisitos establecidos en el Reglamento que  nos ocupa. Como empresa de servicios energéticos dedicada al diseño e instalación de sistemas de autoconsumo fotovoltaico, en E4e Soluciones estamos orgullosos de ayudar a cumplir los objetivos propuestos en la Ley Climática Europea.
La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Average: 0]

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la política de privacidad

Información básica acerca de la protección de datos

  • Responsable: ECOLED DESARROLLOS S.L. (E4e Soluciones)
  • Finalidad: Gestionar su consulta, queja, sugerencia o solicitud.
  • Legitimación: El tratamiento es necesario para la ejecución de un contrato en el que usted es parte o para la aplicación a petición de usted de medidas precontractuales.
  • Destinatarios: No se cederán sus datos de carácter personal, salvo obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos así como otros derechos que puede consultar en: https://www.e4e-soluciones.com/gestion-de-datos
  • Más información: Puedes ampliar información acerca de la protección de datos en el siguiente enlace:política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Oficina principal

Calle Joaquín María López, 23, sot-2 | 28015  Madrid

info@e4e-soluciones.com

91 811 92 24

 

 

Delegación de Cataluña

Calle Josep V. Foix, 10 | 43007  Tarragona

info@e4erenovables.com

91 811 92 24

 

 

logo-UNEF-blanco
logo-anese
logo-idae-blanco

Centro de preferencias de privacidad

Necesarias

Las necesarias para que el sitio funcione correctamente

gdpr, PHPSESSID

Advertising

Análisis

Wordpress y Google analytics almacenan datos de navegación con el fin de hacer mejoras en el sitio web

_ga, _gat, _gid, SL_C_

Other