La factura de la luz es algo cotidiano, pero resulta importante conocerla a fondo para conocer claves que pueden ayudarnos a controlar o disminuir nuestro consumo.

La factura de la luz es el recibo en el que se desglosa el consumo de electricidad efectuado por cada cliente y el importe que se debe abonar. Sin embargo, aunque su propósito sea simple, es preciso conocer sus partes y la información que nos aportan para conocer nuestro consumo eléctrico y si este es eficiente. Las facturas eléctricas se reciben desde que se da el alta de luz en el domicilio o infraestructura. Además, en el primer recibo de la luz se incluye un importe extra: el de los derechos de alta de luz.

El importe de la factura de luz dependerá de la tarifa que se haya contratado y de la electricidad que hayamos consumido. Ésta también determinará en qué condiciones se abonará el suministro, tanto por la potencia eléctrica como por el consumo de luz como tal. Estos recibos pueden ser de dos tipos: en papel, la manera tradicional por correo ordinario y electrónica, desde la sede electrónica de la compañía que puede consultarse para conocer con antelación el importe antes de que se lleve a cabo el cargo. También puede haber distintos tipos de factura en función de la frecuencia con la que se envían. Por lo general, son bimestrales.

A continuación, explicaremos la factura de la luz definiendo cada uno de los apartados que la componen:

Datos:

Este es el apartado en el que se incluyen los datos de facturación de energía eléctrica que afectan al recibo en cuestión. Informa sobre el importe total, el número de factura y la fecha de su emisión, el periodo de facturación al que afecta y los datos del titular de contrato junto a la dirección del domicilio o infraestructura.

Resumen:

Se desglosa el importe que debe abonar por cada uno de los elementos que la conforman:

  • El importe por la potencia contratada (€/kW)
  • Cantidad a pagar por lo consumido (€/kWh)
  • Impuesto(s) de electricidad
  • El alquiler de los equipos de medida
  • Servicios adicionales si los hubiera
  • El IVA sobre el subtotal de la factura

Este apartado puede resultar útil para identificar los conceptos en los que puede centrarse para ahorrar en su factura

Información sobre el consumo:

Esta parte de la factura puede situarse como otro apartado al uso o como una pequeña gráfica tras el resumen. Normalmente, se muestran las últimas lecturas del contador de luz (de las que se obtiene el importe a pagar de consumo) y cómo han evolucionado durante un determinado periodo de tiempo.

Datos del contrato:

En este apartado, se incluye la información que resume el contrato vigente por el que se envía la factura, como los datos del titular, la potencia que tiene contratada, el tipo de peaje de acceso, la tarifa, el número y tipo de contador, etc. También se suele añadir el teléfono de averías, emergencias o atención al cliente de la compañía.

Además, es importante conocer el Código Universal del Punto de Suministro (CUPS) es un número único para identificar cada inmueble e instalación eléctrica. Es necesario para hacer muchas gestiones con el contrato de la luz.

Desglose de la factura:

En el desglose de la factura se detalla exhaustivamente qué cantidad se paga por cada una de las variables que forman el importe total de la factura de la luz. Así, podemos distinguir los siguientes términos:

  • Término de potencia:

Se calcula el término de potencia de la siguiente manera:

Número de kW contratados x Precio del kW (establecido por la compañía) x Días de facturación

Aquí se desmiembran también el importe por el peaje de acceso por potencia y el margen de comercialización.

  • Término de consumo:

Se calcula de la siguiente manera:

Número de kWh consumidos x Precio del kWh (establecido por la compañía)

  • Impuesto Eléctrico:

Es el canon fijo a pagar por el consumo de electricidad establecido por el Gobierno. Se aplica sobre la suma del término de potencia y el de consumo.

  • Servicios añadidos:

Pueden ser servicios adicionales contratados como mantenimiento, coberturas extra, etc.

  • Equipos de medida:

Si el contador eléctrico no es propiedad del consumidor, será necesario abonar una cantidad en concepto de alquiler por euros al día a la distribuidora de luz. Es una cantidad fija que varía según el tipo de contador (analógico o digital).

Subtotal:

Es la suma de todos los conceptos anteriores, que juntos forman el precio a pagar por el suministro, sin IVA.

Importe total de la factura:

Aquí se suma el IVA sobre el subtotal previo. También es una cantidad fija que se aplica independientemente de los conceptos anteriores.

 

En E4e soluciones somos especialistas en ahorro energético. Sea el proyecto que sea, y del tamaño que sea, aseguramos por contrato el ahorro en la factura de la luz.

Descubre nuestros servicios energéticos

La puntuación de nuestros lectores
[Total: 0 Average: 0]

SECTORES

  • Residencial
  • Industria
  • Sanidad
  • Educación
  • Deporte y ocio
  • Logistica y transporte
  • Agrario
  • Organismos públicos

CONTACTO

Calle Joaquín María López 23, sótano 228015 , Madrid, España

Lunes a Jueves de 9:00 a 18:00

Viernes de 9:00 a 14:30

info@e4e-soluciones.com

91 811 92 24